Cómo funcionan los préstamos de capital privado

Inicio / Tipos de Creditos / Cómo funcionan los préstamos de capital privado
30 Septiembre, 2016 rtoranzo Sin Comentarios
Cómo funcionan los préstamos de capital privado

Con la llegada de internet y los cambios en el sistema financiero, el panorama crediticio ha cambiado y dado lugar a opciones como esta.

Hasta hace poco los préstamos de capital privado eran una palabra desconocida o una frase pretenciosa, hoy en día, con la evolución de los sistemas financieros, la incursión de internet y el mayor conocimiento del público en general acerca de cómo funcionan los créditos, esta metodología crediticia demuestra todo su potencial para resolver problemas y ofrecer dinero rápido a clientes antes ignorados por el sistema tradicional.

El terreno antaño monopolizado por la banca tradicional hoy florece en opciones, no sólo por entidades crediticias no tradicionales, sino por la banca online, los créditos por internet y la explosión de los préstamos de capital privado, articulados a través de diversos formatos y vías.

A la hora de hablar de préstamos de capital privado, lo primero que hay que hacer es diferenciarlos de los prestamistas particulares -a los que muchas veces se los llama prestamistas privados-, ya que se encuentran constituidos legalmente de forma absolutamente distinta.

Desde su naturaleza legal, los prestamistas de capital privado se constituyen como empresas o entidades creadas legal y legítimamente para prestar ese servicio, en tanto que los prestamistas particulares son, en muchas ocasiones, profesionales de otros rubros o que otorgan créditos como un negocio paralelo. Vale aclarar que estos últimos no son legalmente bien vistos y muchas veces incurren en prácticas ilegales.

La grave crisis financiera que atraviesan el país, la región y el mundo, han tenido consecuencias directas sobre el sistema financiero -claro está-, dando como resultado un crecimiento exponencial de ambas vías de financiamiento, ya que para muchos son la única alternativa para saldar deudas y conseguir liquidez. Esto implica un riesgo ya que se confunden y los riesgos que implican son totalmente distintos.

Los préstamos de capital privado suelen ser más elegidos, debido a que su legalidad es evidente en la transparencia de las operaciones crediticias y los productos que ofrecen, pero para notar la diferencia en muchos casos hay que permanecer atento y conocerlos.