Por qué los prestamistas particulares son un riesgo

Inicio / Consejos / Por qué los prestamistas particulares son un riesgo
3 Octubre, 2016 rtoranzo Sin Comentarios
Por qué los prestamistas particulares son un riesgo

Desde los intereses, costas y comisiones, hasta los posibles problemas legales. Los particulares no deberían ser una opción.

El motivo principal por el cual los créditos a través de prestamistas particulares deberían evitarse son sus elevadas comisiones, superando siempre la media de bancos, entidades financieras y créditos de capital privado.
Los gastos asociados -cuando se trata de líneas otorgadas con un cierto marco de legalidad- son otro de sus puntos en contra, por lo general exigen trámites de concesión, firmas de contratos o procedimientos legales que requiere de abogados, contadores y otros profesionales.

Así mismo, es importante tener en cuenta que una cosas son los puntos en contra y otra los riesgos que se corren al tomar un préstamo privado. Estos últimos requieren de especial cuidado, ya que es preciso conocerlos al detalle y permanecer atentos a que no aparezcan, de lo contrario pueden ocasionar serios problemas.
Es valioso tener en cuenta que muchos prestamistas practican el oficio de manera ilegal, sobre todo los prestamistas particulares que no firman contratos ni ningún otro trámite bajo la tutela de la ley; en estos casos, de darse un problema los reclamos y reparaciones son imposibles.

Otro gran punto en contra son las garantías que exigen los prestamistas particulares. A veces los llaman créditos hipotecarios y exigen poner la propiedad como garantía, aún cuando el importe concedido sea bajo y no alcance ni un pequeño porcentaje del valor de la vivienda. Es evidente remarcar el riesgo que se corre en estos casos, perder la viviendo por un préstamo mínimo.
Por estos motivos, siempre se aconseja que un experto guíe cualquier transacción crediticia, sobre todo que revise todo contrato o compromiso a firmar; en todos los préstamos entre particulares siempre debe firmarse un contrato, este será el único aval de reclamos o amparos para el solicitante y el prestamista.